«Todo aquello nocivo para la naturaleza y los seres vivos no susceptible de desaparecer por intereses particulares, debería ser regulado por leyes mundiales acordadas y justas».
Ilustración: Moe Nagata