-Qué agradable coincidencia, llevamos disfraces complementarios. Esto debe de ser una señal. No tendrás a alguien pastoreándote, ¿verdad?

Ilustración: Rita Cardelli