-Aquí tienes tu compra.
-Miau
-Ja, ja, creo que tu gata quiere ayudarme a llevar la cena.
-De buen grado lo haría yo.
-Preferirías acompañarme a comerla.
-No quería decir eso…
-No te engañes, te ha traicionado tu subconsciente.
-No, no, de verdad. No era mi intención…
-Ya no estamos en el instituto, Armando.
-No, pero tú sigues siendo especial.
-O sea, sí querías decirlo.
-No, qué va, de verdad.
-En definitiva, que para lograr tener una cita contigo, o me vuelvo como las demás o nada.

Ilustración: fuu.ilustration.net