«De tanto en tanto conviene revisar en quién nos estamos convirtiendo».
Ilustración: Tanya Shatseva