Los días que los médicos te recuerdan que tienes encima la espada de Damocles requieren una inmediata higienización. No existe método más eficaz que acallar la mente con música.

Ilustración: Sam Toft