-Y póngame, por favor, ese otro.
-¿Éste?
-No, no; el de más arriba. Ese. Y ahora este otro.
-¿Éste?
-No, no; el de más abajo. Ese. Y ahora este otro.
-¿Éste?
-No, no; el de más arriba. Ese. Y ahora este otro.
-El de más abajo a éste.
-¿Cómo ha acertado?
-Por lógica.
-¿En serio? Nunca nadie me había entendido tan rápido.

Ilustración: Magalí Froutier