-«Adelaida, desecho desesperado hojas al viento. No vierten de mí palabras adecuadas para expresarte mi profundo amor, lo mismo que cuando estabas viva…»
-¡Cuánto amor tuvo que recibir esta mujer!
-Quién habrá llenado la calle de papeles arrugados con el único propósito de atascarme la rueda del carrito.

Ilustración: Pinterest