-¿A quién buscáis?
-A Puppy.
-Se fue.
-¿Cómo que se fue? ¿Adónde?
-Con otra dueña, tú lo abandonaste.
-Yo no lo abandoné. Me fui a estudiar interna a un colegio. Os dije que volvería.
-A Puppy ya lo abandonó tu madre y tu abuela, no quería volver a pasar por lo mismo. Decidió irse él, y yo me lo estoy pensando.
-Has de saber, pato listo, que el hecho de que yo os haya dado tanta autonomía no os da derecho a la autodeterminación.

Ilustración: Honor C. Appleton