-¿La encuentras?
-No. Aquí tampoco está tu pelota.
-¿No me mientes?
-¿Por qué iba a mentirte?
-Por tu condición humana.

Ilustración: Yayao Ma