«Los grandes placeres de la vida siempre son esforzados, nunca triviales, y necesitan en su compromiso el aprendizaje de la delectación. No es que haya que sufrir para gozar, es que el goce debe ser ambicioso, ya que la banalidad del gusto oferta pobres recompensas…»

LUIS MATEO DÍEZ
Los desayunos del café Borenes

Ilustración: Caroline Bonne-Muller