—¿Te apetecen una rosquillas con cobertura de fresa?
—¡Desde luego! Gracias. No estoy acostumbrado a tanta amabilidad, por lo general soy mal recibido en todas partes.
-No lo entiendo, eres muy agradable.
-Para la gente solo soy un bicho, con solo verme me echan a zurriagazos.

Ilustración: Írics Arócs