-¡¿Quién iba a imaginar cuando nos hicimos amigos en preescolar que íbamos a seguir siéndolo después de tantos años?!
-Más sorprendente, Sergio, es que sigamos jugando a la canicas.
-¿Por qué? ¿Se te ocurre algo más apasionante que hacer?

Ilustración: CreaMagic.com