—Me conformaba con que tan solo un humano de tu mismo sexo fuera tan expresivo como tú, Milton.
-¡Qué asco!

Ilustración: Pascal Campion