-Lucela, sospecho que quieres que apruebe tu decisión de cortarte el pelo.
-¿Qué te hace pensar eso? Acordamos que si tú me lo arreglabas no lo cortaba.
-Ya, pero lo lavabas una vez a la semana y ahora dices que hay que hacerlo todos los días.

Ilustración: Myeong-Minho