-Bowie, ¿por qué te pones alerta?
-No conozco al perro de tu amigo.
-Es buen perro, os caeréis bien.
-Tengo que comprobarlo por mí mismo.
-¿No te fías de mí?
-De ti sí, a él todavía no lo olí. Déjame ser perro.

ILustración: Sophie Griotto