-Creí que no te gustaban las perlas.
-Y no me gustan.
-¿Por qué vas a ponértelas, entonces?
-Porque me las dejó mi abuela en herencia.
-Ella ya no puede verte con ellas.
-Pero yo sí.

Ilustración: Pinterest