-Da igual que llores que no, Beatriz. Tú perrito no puede hacer todo lo que le apetezca.
-«No llores, Bea, los mayores no nos entienden, es ley de vida humana».

Ilustración: Pinterest