-Por fin encontré un psicólogo que me comprendiera.
-¿Y te has comprendido tú?
-En eso consistía el fracaso de los anteriores, insistían en que me comprendiera. ¡Si yo el problema que tenía es que no había nadie que me comprendiera!

Ilustración: Cris Delara