«La pereza, pésima consejera»
Ilustración: Lieke Van Der Vorst