-Papá, ¿tú cuando eras como yo te devanabas los sesos porque había cosas que no alcanzabas a comprender?

-Me los sigo devanando.

-¡¿Es crónico, entonces?!

Ilustración: Pinterest