-¿Desde cuándo practicas tai-chí, abuela?
-Desde que cumplí noventa y la vejez por si sola no me proporcionó la serenidad que anhelaba.
-¿Y funciona?
-No sé si me dará tiempo a saberlo. Parece ser que aprender lleva años.

Ilustración: Pinterest