-Papá, nos he preparado un té.
-Gracias, Gina. Serás una buena esposa, no como la bruja de tu madre.
-No voy a casarme, papá.
-¿Y eso? ¿Por qué?
-No soy una bruja.

Ilustración: Soosh