“—Y tanto que lo entiendo, Iván: uno desea amar con las entrañas, con las tripas… Lo has expresado de una forma preciosa, estoy encantado de que quieras vivir así – dijo Aliosha –. Creo que lo primero que hay que amar en este mundo es la vida.
—¿Amar más la vida que su sentido?
—Así tiene que ser: amar la vida antes que la lógica, como dices tú, por fuerza antes que la lógica, y solo entonces pondré entender también su sentido. Ésa es la idea que tengo hace ya tiempo. La mitad de lo que tenías que hacer, Iván, ya está hecho y conseguido: amas la vida. Ahora tienes que aplicarte a la segunda mitad y estarás salvado”.

FIÓDOR M. DOSTOIVSKI
Los hermanos Karamazov

Ilustración: Shawna Erback