-¡Qué buena repostera es tu madre!
-También me lío con el leísmo, laísmo y loísmo.
-Pues apunta seguido del «sino y el si no»
-Llevamos cinco dudas.
-Sin problema; te las explico en una tarde.
-Yo sí veo un problema.
-¿Cuál?
-Me agrada tu compañía, mejor en una semana.
-¿Me invitarás todas las tardes a merendar?

Ilustración: Pascal Campion