Por fin encontré ocasión para ir a la exposición “Que me quiten lo leído: 30 años de literatura infantil y juvenil en Asturias”. La muestra es una iniciativa del famoso escritor y divulgador de literatura infantil Paco Abril. Cuál no sería mi sorpresa cuando, según entro en la sala -en el estante de arriba de la vitrina que está frente a la puerta-, me encuentro con un ejemplar de mi obra teatral El enigma del palacio de Bao.


El pobre librito luce muy poco, oscurecido por la sombra de su compañero de la derecha. Tampoco lo ayuda mucho, la verdad, esa portada tan seria que tiene y que lo aleja muy muy mucho de lo que su interior contiene. Pero allí está, entre el trabajo de los que en Asturias nos dedicamos al más bello de los oficios: contar historias que inciten a los peques a leer.