-Anda, Mateo, escóndemelo.
-Estoy triste, no tengo gana de jugar.
-Por eso estoy yo en tu vida.
-¿Para tener que jugar cuando no tengo gana?
-Para que te ocupes de mí y no de ti.

Ilustración: Frances Tipton Hunter