-¡Vamos, Xana! No puedes quedarte ahí llorando desconsolada.
-No lloro desconsolada.
-¿Entonces que estás haciendo?
-Consolarme llorando.

Ilustración: Pinterest