«A mí nunca me pareció feo, porque su cara irradiaba una amabilidad y una benevolencia sin límites hacia la humanidad y tenía el sello de la belleza intelectual».

GEORGE SAUNDERS

Lincoln en el bardo


Ilustración: Leicia Gotlibowski