-Simón, ¿recuerdas cuando creías que un perro y una cabra no tenían futuro?
-Sí.
-¿Qué dices ahora?
-Que mis temores eran los de mis antepasados.

Ilustración: Wolf Erlbruch