-Deberíamos cobijarnos de la lluvia.
-Yo ya estoy cobijado.
-Si echamos una carrera hasta la casa podríamos cobijarnos los dos.
-¿A qué fin voy mojarme yo para que te cobijes tú?

Ilustración: Wolf Erlbruch