-Disculpe, ¿este bolso es suyo?
-Sí, ¿por qué?
-Lo siento, este es mi asiento.
-Yo sí que lo siento.

Ilustración: Hyman Milles