-¿Cómo puedo consolarte, papi?
-Te lo agradezco, Graciela. Que te echen del trabajo es horrible.
-Ánimo, fíjate en mí: si no llegan a echarme del equipo de voleibol nunca hubiera sido campeona absoluta de tenis.

Ilustración: Pascal Campion