-Armanda, no quiero morirme sin decirte que fuiste la razón de mi existir.
-Lo sé, Antonio. Cuando estás dormido no dejas de decírmelo.

Ilustración: gifsydospazenlatormenta.blogspot.com