-Jana, deja la escoba.
-Quiero limpiar mi casita, como tú mamá.
-A mí no me quedó más remedio, pero tú debes ambicionar a más.
-¿Y qué más hay?

Ilustración: Eloise Wilkin