-¿Qué, gato idiota, vas a devorar esos libros?
-Yo no roo libros, los leo.
-¿Y para qué leer un libro?
-Para entretenerse aprendiendo.
-A ver, cuenta, ¿qué aprendiste con ese montón de libros viejos?
-Cien maneras de trasformar un ratón insolente en un ratón de biblioteca.

Ilustración: Liselotte Eriksson