«Somos víctimas de nuestra exigencia».
Ilustración: Adam Oehlers