-Cierra, papá, o se marcharán volando.
-Pero si solo son juguetes de cuerda…
-Eran. Encontré un hechizo para convertirlos en drones, pero me olvidé del mando para dirigirlos.

Ilustración: Aurelie Neyret