«—Que nos hagan reír es importante, ¿verdad Arturo? —afirmó ella mirando la foto de su marido en la lápida—. Tan importante como que nos hagan llorar».


DOMINGO VILLAR
El úlimo barco

Ilustración: Charles Santoso