«Ser intransigente y categórico —no dejar resquicios para que entren otras ideas, dudas o conocimientos— cierra puertas, pero facilita la subsistencia. Así uno se siente más fuerte, aunque esa actitud, en el fondo, denote debilidad»
Ilustración: Charles Santoso