-¿Te hacen feliz?
-Muuucho. ¿Dónde los conseguiste?
-En la protectora de animales.
-¿Sin el permiso de papá y mamá?
-Los tomé prestados.
-¡Oooh, tendré que devolverlos…!
-No, papá y mamá se encariñarán con ellos.

Ilustración: Caver Zhang