-Bibí, vuelve.
-Me tienes preso en tu subconsciente, deberías ir a un psicoterapeuta.

Ilustración: Pinterest