-¿Por qué no nos daríamos estas satisfacciones de jóvenes?
-Hacíamos dieta para caber en la talla cuarenta y dos.
-Mejor sería la hiciéramos ahora.
-¿Por qué? Nuestra compañía de seguro no cobra por la talla del ataúd.

Ilustración: Inge Löök