-¿Por qué ahora nunca me subes a tu regazo?
-Has crecido.
-También Ezequiel.
-Sí, pero tú pesas mucho más.
-No deberías de haberme dado de comer.

Ilustración: Pinterest