-¿Estás sola?
-Sí. ¿Tú?
-También.
-¿Dónde están tus dueños?
-No los encuentro.
-¡Oh, vaya! ¿Te gustaría vivir conmigo?
-¿Sería tu perro?
-Serías mi familia.

Ilustración: Yaoyao Ma