-Anda, sal de ahí. Te prometo que no te vuelvo a pegar.
-Siempre dices lo mismo.
-Esta vez es verdad.
-¿Y cómo me creo que es verdad?
-No siendo desconfiada.

Ilustración: Ikimaru.tumbrl.com