-Alberto, ¿me desprecias?
-¿Qué dices? Te estoy haciendo una señal de calma.
-¿En qué idioma?
-Canino.
-Lo he olvidado a fuerza de intentar que me entendáis los humanos.

Ilustración: David Sierra