-Apenas me reconozco, Silvino.
-Eras así de gordita.

Ilustración: Asterik-agency.com