-No quiero manzanilla, no me gusta.
-Es camomila, mi cielo.
-¿Y en qué se diferencia?
-En la manera de denominarla.
-Pero sigue siendo lo mismo.

Ilustración: Pinterest