«Cuando llegué aquí, decidí que no me angustiaría más por cuestiones personales. Con frecuencia, esa angustia es una forma de vanidad».

IRIS MURDOCH

El mar, el mar

Ilustración: gracg.com