Pongamos que hablamos de las preferencias personales por un día de la semana. Yo soy partidaria de los lunes. Los lunes suponen el principio de algo. Me da igual iniciar una cosa que otra. Un comienzo siempre es prometedor. Porque, no nos engañemos, el inicio de algo malo no tiene día y nos pilla por sorpresa. De modo que comienzo este lunes dispuesta a iniciar con optimismo la segunda semana de las cuatro que permaneceremos confinados. Espero me imitéis. Cuidaos para para seguir encontrándonos aquí y en otros sitios como este. Ya sabéis: ducha, desayuno nutritivo adecuado al gasto calórico y a ocuparse en algo. ¡Venga! ¿A qué estáis esperando? Es lunes, el principio. ¡A levantarse toca!

Ilustración: Lucía Steward